Buscar este blog

miércoles, 26 de agosto de 2009

Mi Primer Bigote

¡Hoy es mi día libre! Q rico! ¡Gracias Dios! Tenía tanta necesidad de hacer esto que me encanta, estar solo, escuchando música, leyendo un buen libro y escribir…

Es por eso que me encuentro acá, inventado una nota para dejarla en la bitácora de internet, la llame como esta nueva etapa “Mi primer bigote” jajá (aunque también la hubiera llamado “calcetines rojos”). Me decidí por la primera ya que el bigote a sido efecto de impacto en mi vida y el segundo tiene un contenido místico a lo mejor a algo difícil de explicar. Pues bien Solo hace tres semanas que cumplía 23 años y meditaba en la existencia de Josaphat durante este tiempo, y valla que vida que he tenido, conociendo tanta gente tan distinta una de la otra, pero con algunos puntos tan iguales. Y pasa por mi mente distintas ciudades Tomé, Ovalle, Coquimbo, La Serena, Concepción, Temuco, Rengo, Santiago y más!

Y en esta película de mi vida me he detenido a pensar sobre algunos episodios donde aparece la pobreza, la desigualdad, la injusticia, el sufrimiento, la soledad, el desamparo y valla que dolor es cuando ves que las personas que amas son las protagonistas. Desde un tiempo a esta parte que empezó esta preocupación que paso a paso lo a llevado a ser un gran ardor en mi corazón, La necesidad no tan solo de preocuparme sino de ocuparme, no tan solo de orar sino también actuar, de tan solo meditar sino comprometerme con la realidad de mi sociedad.

Mantengo como premisa que todos los problemas sociales que mociono no pasa por un tema explícitamente político, educacional, laboral etc. Aunque son factores, Sino considero en mi humilde opinión que el problema central de todo esto es el corazón del hombre, y mientras en el corazón del hombre aun exista maldad entonces viviremos con problemas siempre.

Entonces me he detenido continuamente a conversar con Dios el tema y a buscar solución… y valla… y esto enmarca lo que esta etapa es cuando Dios te dice claramente lo que quiere de ti, y tu tienes que decidir… y valla que noches de pensar, meditar, de llorar y clamar hasta al final decidir… HEME AQUÍ SEÑOR.

Y ya no ver tu vida como tu propia vida sino ver la vida como lo quiere Dios, y proyectar tus acciones no para tu beneficio personal sino para beneficiar el reino de Dios. Por lo que he empezado esta gran etapa de mi vida de no mirar superficialmente mi fe, sino de vivirla mediante los planes de Dios.

La red de Jóvenes, Nación Juvenil, el Comparte tu Pan, son el inicio de esto, que ahora pequeño con debilidades pero que en el proyecto llegara a ser de impacto a las naciones. Pienso que a lo mejor podría haber decidido por la liviandad, comodidad y privilegios personales, pero como podría decidir esto siendo protagonista de la necesidad y a la vez beneficiario. Solo hay un factor decisivo para todo esto, Jesús.

1 comentario:

Leopard dijo...

Que curiosidad, siento que he llegado a un punto similar en mi vida... la diferencia es que yo demoré 30 años y medio... vaya pérdida de tiempo..